Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago? Urg

De lectura libre.
Para publicar un mensaje, regístrese gratuitamente.

Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago? Urg

Sponsor

Sponsor
 

Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago? Urg

Notapor martins » Sab, 24 Sep 2011, 11:43

DyP por la catora. La sentencia de Camara modifico la sentencia de 1ra instancia respecto de rubros no incluidos en los agravios de la demandada. Que se puede hacer ahora, una aclaratoria o algo mas? Alguna vez les paso algo parecido? Es factible que la sala luego de mi presentacion aclare y/o rectifique lo decidido?
Escucho opiniones, muchas gracias.-
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital

Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago? Urg

Sponsor

Sponsor
 

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor oliver » Dom, 25 Sep 2011, 00:26

fijate si no está en la contestación de agravios... puede ser ultra petitio.... me parece.
Es una interlocutoria, yo recurriría por revocatoria con apelación en subsidio, pues la aclaratoria es para errores de cálculo y conceptos oscuros, no es un recurso, sino un remedio y -además- no interrupe el plazo para recurrir, OJO
oliver
Miembro
 
Mensajes: 52
Registrado: Sab, 24 Sep 2011, 21:05

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor romulo » Dom, 25 Sep 2011, 00:41

Debes recurrir por afectación al principio de congruencia, suerte!!!!!!!!!
romulo
Miembro
 
Mensajes: 766
Registrado: Dom, 13 Mar 2011, 20:42

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor Tiburcio » Dom, 25 Sep 2011, 13:38

Planteá una revocatoria y aclaratoria (aunque no es procedente si es un error evidente a veces lo corrigen). No te olvides que nada de esto suspende el plazo para interponer el recurso extraordinario, que debés presentar en término.
"Nuestra herramienta es el idioma escrito. Cuidemos la ortografía. Usemos las mayúsculas y signos de puntuación."
No hagamos consultas que se resuelven con la simple lectura de los códigos procesales. Saludos,
Tiburcio
Avatar de Usuario
Tiburcio
Miembro
 
Mensajes: 3174
Registrado: Vie, 22 Ene 2010, 12:23

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor martins » Lun, 26 Sep 2011, 09:57

Muchas gracias por sus respuestas. El codigo menciona la acalratoria en el art. 272. Como planteo una revocatoria, no lo encuentro en el codigo.
Otra consulta: En la demanda no hice reserva del caso federal, pero tengo entendido que se puede interproner igual, es asi? Conviene?
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor Iconoclasta » Lun, 26 Sep 2011, 15:20

Buscá en la web revocatoria "in extremis". Plateala como cualquier revocatoria. Hacé hincapie, como te dijo el colega, en el hecho de que la regla de oro de conocimiento de la Jurisdicción apelada, es "Tantum apellatum quod devolutum", es decir, su jurisdicción está -en principio- limitada por el agravio.
Antes de preguntarte si podrías conseguir algo para tu cliente, preguntate si deberías hacerlo, esto es, si es justo, según tu conciencia. Sos el primer juez de la causa...
Iconoclasta
Miembro
 
Mensajes: 231
Registrado: Vie, 01 Abr 2011, 10:09

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor martins » Mar, 27 Sep 2011, 15:47

Entonces que me conviene presentar, quiero pasar en limpio:
Si es aclaratoria (Art. 272 CPCCN) tengo 5 dias.
Si es reposicion o revocatoria (Art. 238 o alguno mas?) tengo 3 dias (?!!) o 5?
Puedo plantear las 2 o seria incongruente?
O bien plantear la revocatoria "in extremis"? cual es el plazo 3 o 5?
Sea cual fuere el recurso me conviene solicitar en subsidio recurso extraordinario?
Muchas gracias.-
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor Iconoclasta » Mar, 27 Sep 2011, 15:55

Precisiones sobre la reposición in extremis
Jorge W. Peyrano


3 de febrero de 2006
--------------------------------------------------------------------------------




Precisiones sobre la reposición in extremis



Por Jorge W. Peyrano

SUMARIO:

I. Descripción del instituto. Finalidad del presente trabajo.- II. Es un recurso de procedencia excepcional y subsidiario cuya sustanciación y recaudos se corresponden, en principio, con los parámetros legalmente previstos para los recursos de revocatoria codificados.- III. Con su auxilio se puede intentar subsanar errores materiales -y también excepcionalmente yerros de los denominados "esenciales", groseros y evidentes- deslizados en un pronunciamiento de mérito -dictado en primera o ulteriores instancias- que no pueden corregirse a través de aclaratorias y que generan un agravio trascendente para una o varias partes. Se entiende por error escencial a aquel que sin ser un yerro material es tan grosero y palmario que puede y debe asimilarse a este último. No puede emplearse para suplir una equivocación jurídica o un déficit de actividad de las partes en materia de recolección de material probatorio.- IV. Su interposición exitosa presupone que se está atacando, total o parcialmente, una resolución que no es susceptible de otras vías impugnativas, o que de serlo, las mismas son de muy difícil acceso, o cuya procedencia sea notoriamente incierta.- V. Se advierte una tendencia jurisprudencial inclinada en favor de distribuir en el orden causado las costas suscitadas por la sustanciación de una reposición in extremis.- VI. Colofón



I. DESCRIPCIÓN DEL INSTITUTO. FINALIDAD DEL PRESENTE TRABAJO

Recordamos que es un recurso de procedencia excepcional y subsidiario cuya sustanciación y recaudos se corresponden, en principio, con los parámetros legalmente previstos para los recursos de revocatoria codificados. Con su auxilio se puede intentar subsanar errores materiales -y también excepcionalmente yerros de los denominados "esenciales", groseros y evidentes, deslizados en un pronunciamiento de mérito dictado en primera o ulteriores instancias- que no puedan corregirse a través de aclaratorias y que generan un agravio trascendente para una o varias partes. Se entiende por "error esencial" a aquel que sin ser un yerro material es tan grosero y palmario que puede y debe asimilarse a este último. Su interposición exitosa presupone que se está atacando, total o parcialmente, una resolución que no es susceptible de otras vías impugnativas, o que, de serlo, las mismas son de muy difícil acceso o cuya procedencia sea notoriamente incierta, y que no se alegue la necesidad de suplir una equivocación jurídica o un déficit de actividad de las partes en materia de recolección de material probatorio. Se advierte una tendencia jurisprudencial inclinada en favor de distribuir en el orden causado las costas suscitadas por la sustanciación de una reposición in extremis (1).

A continuación, explicaremos, pormenorizadamente y por separado, las razones de ser de tan extensa descripción. Ningún tramo de ella es -como se verá- gratuito o caprichoso, estando por completo orientada hacia colocar límites tangibles al uso de tan interesante aunque peligrosa figura. Las líneas que siguen -entonces-procuran que su bienvenido uso -tan rendidor a la hora de privilegiar una economía procesal entendida adecuadamente- no se transforme en un desgastador abuso que erosione su imagen (2).

Desde 1992 -año en que comenzamos a laborar sobre la reposición in extremis (3)- hasta la fecha mucha agua ha pasado bajo el puente; de la buena y de la mala. Como fuere, lo cierto es que el perfil del instituto que nos ocupa se ha consolidado y su prestigio se haya acrecentado. A tal punto es así, que muchos tribunales cimeros lo han usado explícitamente (4) y con terminantes alusiones acerca de sus bondades. Así, la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe ha declarado: "Corresponde aplicar la doctrina de creación pretoriana que se ha dado en llamar ‘revocatoria in extremis‘ al caso, y, consecuentemente, revocar la resolución de la Corte que en su momento había desestimado por extemporánea la queja interpuesta, a pesar de que el recurrente no ha cumplimentado con la carga de cubrir con los recaudos de admisibilidad del recurso directo dado que fue el mismo quien acompañó la copia de la cédula de notificación que generara efectos de los que ahora se queja [cédula dirigida a un domicilio distinto al constituido]. Ello así, por cuanto, sin perjuicio del principio de pérdida de la jurisdicción con posterioridad al dictado de la sentencia [exteriorizado, en nuestro sistema en el art. 248 CPCC.], se justifica la admisión de un planteo recursivo -de efecto no devolutivo- por ante el mismo tribunal [cuya jurisdicción sobre el pleito habría concluido en el caso], cuando no cabe lugar a la más mínima duda que, de haber sido oportunamente advertida por el oficio la circunstancia que recién percibe con la interposición del recurso, habría resuelto en sentido contrario a aquel en que, efectivamente lo hizo" (5). Cabe especialmente destacar que desde el leading case "Burlli de Orban, Irma" (del 24/2/2000) el Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Corrientes ha sostenido una vigorosa doctrina que recibe y aplica los principios de la reposición in extremis; no trepidando, además, en darle el nomen iuris adecuado. En la ocasión recordada dejó sin efecto -previa interposición por parte de la legitimada del recurso de revocatoria correspondiente- una resolución judicial propia que padecía "la existencia de un error que impone aplicar la doctrina recordada precedentemente. En efecto, surge del expediente que en la causa no hubo interposición de recurso extraordinario federal alguno, sino tan sólo un pedido de regulación de honorarios ante el cual fueron llamados los autos". Posteriormente volvió a aplicar la susodicha doctrina pretoriana en "Cardoso, María A." (del 28/5/2002), con acopio de razones; y recientemente lo ha hecho en "Purpur, Marta B." (decisión del 28/3/2005). Inclusive ha dado vía libre a la reposición in extremis en supuestos excepcionales -aunque viables conforme a la doctrina autoral- como el representado por la concurrencia de "errores esenciales" que no son estrictamente materiales (conf. la causa "Basterretche, Nelly y otra", del 29/3/2005), hipótesis sobre la que abundaremos infra. De tal modo, tan empinados órganos jurisdiccionales aceptan la doctrina judicial que aprovecha la ubicuidad del recurso de revocatoria (puede hacerse valer en cualquier instancia y, a diferencia de la aclaratoria, puede cambiar el sentido de una resolución), permitiendo así a los jueces salvar por propia mano errores judiciales que no pueden subsanarse de modo alguno o que sólo son remediables muy tardía o dificultosamente. Pensemos, por ejemplo, en el supuesto del traspapelamiento en la alzada de un escrito de expresión de agravios que sólo aparece después de que el tribunal de segunda instancia ha declarado desierta la apelación. ¿Puede condenarse al apelante a que emprenda el largo, fatigoso e incierto camino del recurso extraordinario cuando tiene a la mano la reposición in extremis para no hacer recaer la equivocación judicial sobre la espalda de un justiciable?

El auge alcanzado por la reposición in extremis se fundamenta no sólo en su funcionalidad respecto de la economía procesal, sino también en que su ideario exalta la garantía de defensa en juicio y la primacía de la verdad jurídica objetiva (6), tantas veces sacrificadas para rendir homenaje a un formalismo huero. No faltan opiniones que encuentran más fundamentos para justificar el instituto bajo la lupa. Así, Hernán Carrillo menciona lo siguiente: "a) afectación de la garantía de defensa en juicio (Corte Sup., 26/12/1995, ‘Villagrán, Rubén s/concurso preventivo s/incidente promovido por Alpargatas, S.A.’, en DJ 1996-I-845); b) existencia de caracteres extraordinarios (Corte Sup., 18/12/1990, en ED 142-551); c) excesivo rigor formal (Corte Sup., 13/10/1981, ‘Majdalani, Juan v. Majdalani, M.’, en Fallos 303:1532); d) principio de economía procesal (Trib. Sup. Just. Córdoba, sala Civ. y Com., 17/5/1996, ‘Laino, Estela v. Municipalidad del Pilar’, en LL Córdoba 1997-84); e) necesidad de evitar la producción de perjuicio irreparable (Corte Sup., 18/5/1989, ‘Acelco S.A.’, en JA 1990-3); resguardo de la verdad jurídica objetiva (Corte Sup., Fallos 246:241)" (7).



II. ES UN RECURSO DE PROCEDENCIA EXCEPCIONAL Y SUBSIDIARIO CUYA SUSTANCIACIÓN Y RECAUDOS SE CORRESPONDEN, EN PRINCIPIO, CON LOS PARÁMETROS LEGALMENTE PREVISTOS PARA LOS RECURSOS DE REVOCATORIA CODIFICADOS

Una mirada atenta respecto de la figura en análisis persuade acerca de que se persigue con él la nulificación de una decisión judicial inficionada por un yerro judicial palmario; no pudiendo extrañar que una variante del recurso de reposición pueda ir en pos de dicha meta (8). Si ello es así, y lo es, congruo es que la reposición in extremis participe de características propias del recurso de nulidad, así en lo que atañe a su viabilidad excepcional (9). En la parte en estudio se subraya la calidad subsidiaria de la reposición in extremis para poner de resalto que resulta improcedente cuando la parte afectada por una grave injusticia derivada de una equivocación judicial ha tenido a su alcance la utilización de resortes (incidente de nulidad, recurso de revocatoria "normal", recurso de apelación, etc.) y no los ha usado en tiempo y forma. Tan delicada herramienta se coloca únicamente en manos del litigante que sin culpa propia viene a ser la víctima de un error judicial grosero. Parte de la doctrina autoral no comparte dicha tesis, prefiriendo una posición más amplia y favorecedora del funcionamiento de la reposición in extremis (10).

También en este tramo se alude a que como regla -no inconcusa- la reposición in extremis debe observar la mayoría (obviamente, no se cumplirá, por lo común, con la exigencia de que la reposición debe enderezarse contra resoluciones no sustanciadas) de los recaudos establecidos por los arts. 238/41 CPCCN. (vgr., plazos de interposición, trámite, etc.). Vaya como ejemplo una resolución donde se consideró que la parte que había interpuesto una reposición in extremis en primera instancia, que fuera a la postre desestimada, debió interponer en oportunidad de hacerla valer y de modo subsidiario la apelación contemplada por el art. 347 CPCC. Santa Fe (11). Al no haber procedido de tal guisa, se estimó que no se podía disfrutar de la instancia de apelación para intentar la revisión del rechazo de la reposición in extremis del caso (12).



III. CON SU AUXILIO SE PUEDE INTENTAR SUBSANAR ERRORES MATERIALES -Y TAMBIÉN EXCEPCIONALMENTE YERROS DE LOS DENOMINADOS "ESENCIALES", GROSEROS Y EVIDENTES- DESLIZADOS EN UN PRONUNCIAMIENTO DE MÉRITO -DICTADO EN PRIMERA O ULTERIORES INSTANCIAS- QUE NO PUEDEN CORREGIRSE A TRAVÉS DE ACLARATORIAS Y QUE GENERAN UN AGRAVIO TRASCENDENTE PARA UNA O VARIAS PARTES. SE ENTIENDE POR ERROR ESENCIAL A AQUEL QUE SIN SER UN YERRO MATERIAL ES TAN GROSERO Y PALMARIO QUE PUEDE Y DEBE ASIMILARSE A ESTE ÚLTIMO. NO PUEDE EMPLEARSE PARA SUPLIR UNA EQUIVOCACIÓN JURÍDICA O UN DÉFICIT DE ACTIVIDAD DE LAS PARTES EN MATERIA DE RECOLECCIÓN DE MATERIAL PROBATORIO

En este tramo de la descripción ponemos el acento en destacar que en la mayoría de los casos se busca subsanar yerros materiales y palmarios en que ha incurrido un órgano jurisdiccional. Así, existen numerosos precedentes judiciales en los que ha funcionado lo que, en esencia, es una reposición in extremis, para salvar errores en el cómputo del término, para interponer un recurso directo o para oponer excepciones (13), omisiones de agregar escritos, equivocaciones fundamentadas en errores de redacción (14), etc. Sin embargo, y de manera excepcional, se registran casos donde se ha recurrido al concepto de "error esencial" para dar cabida a yerros in iudicando o in procedendo que, sin ser estrictamente materiales, son tan evidentes que pueden considerarse afines. En dicho renglón se destaca la valoración incorrecta del alcance de un convenio judicialmente homologado, falsa idea acerca de que se había interpuesto demanda reconvencional cuando no era así, olvido de que se estaba analizando tan sólo la admisibilidad de un recurso (por tratarse de un recurso directo ante una Cámara de Apelaciones), con el resultado de que se efectivizó un pronunciamiento sobre la procedencia del asunto (15).

Recientemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a una opinable reposición in extremis para conjurar a lo que reputó una equivocación propia al haber rechazado, en un primer momento, a una queja por haber sido presentada un minuto después del vencimiento del plazo de gracia (16). A todas luces, tan hipotético yerro no puede ser considerado "material" sino "esencial", de acuerdo con la terminología empleada, más de una vez, por la Corte Federal.

Igualmente, aquí se pretende enfatizar que el yerro de que se trate debe haber generado un "agravio trascendente". De tal manera, se memora que la reposición in extremis -como todo recurso- debe ser portadora de un gravamen (17); es decir, que lo que busca enmendar le irrogue un perjuicio a alguna de las partes.

Más adelante la descripción coloca límites para esclarecer qué es lo que no puede hacer la reposición in extremis. Se preocupa, pues, por dejar en claro que con su ayuda no se puede remediar una mala aplicación de la ley en sentido lato y tampoco generar nueva actividad probatoria diferente y/o complementaria de la producida con anterioridad y en el curso de la instancia que culminara con la resolución que se impugna. Ya hemos dicho que "la reposición in extremis no puede ser empleada con éxito para cuestionar interpretaciones jurídicas sustentadas por el órgano jurisdiccional o para procurar mejorar o integrar el material probatorio pretéritamente analizado" (18).



IV. SU INTERPOSICIÓN EXITOSA PRESUPONE QUE SE ESTÁ ATACANDO, TOTAL O PARCIALMENTE, UNA RESOLUCIÓN QUE
NO ES SUSCEPTIBLE DE OTRAS VÍAS IMPUGNATIVAS, O QUE DE SERLO,
LAS MISMAS SON DE MUY DIFÍCIL ACCESO,
O CUYA PROCEDENCIA SEA NOTORIAMENTE INCIERTA

En este tramo se intenta enumerar las situaciones que pueden dar lugar al progreso de una reposición in extremis. Se discrimina entre resoluciones judiciales: a) carentes de vías impugnativas, cual sería el supuesto de una sentencia de un tribunal cimero; b) susceptibles hipotéticamente de alguna vía impugnativa pero cuyo acceso es difícil, cual sería el ejemplo de una sentencia de naturaleza ejecutiva dictada en segunda instancia que puede ser objeto de un recurso extraordinario en contados casos; c) que generan agravio trascendente sólo en algunos aspectos que, como regla, no pueden ser materia de impugnación, cual sería el caso de una sentencia de conocimiento emitida en segunda instancia que contuviera una flagrante equivocación a la hora de distribuir las costas, dado que, en principio, la materia de la imposición de costas resulta ajena a los recursos extraordinarios (19).

Se aclara aquí que la reposición in extremis puede impugnar total o parcialmente una resolución judicial errónea. Si bien la reposición parcial no es la más usual, se registran antecedentes sobre el particular (20). Más aún: el ataque dirigido exclusivamente sobre el rubro "costas", ut supra señalado, constituye una hipótesis no tan aislada de funcionamiento de la reposición in extremis.



V. SE ADVIERTE UNA TENDENCIA JURISPRUDENCIAL INCLINADA EN FAVOR
DE DISTRIBUIR EN EL ORDEN CAUSADO
LAS COSTAS SUSCITADAS
POR LA SUSTANCIACIÓN DE UNA REPOSICIÓN
IN EXTREMIS

Si se parte de la premisa de que la reposición in extremis procura enmendar un yerro proveniente del órgano jurisdiccional, no puede sorprender que exista la opinión acerca de que las costas suscitadas por su tramitación deben merecer un tratamiento especial. Parecería que comienza a preferirse -tanto en regímenes donde las costas se imponen como regla al vencido (21) como en otros donde no ocurre lo mismo (22)- la solución de que en cualquier caso las referidas costas se deban repartir en el orden causado (23).

Dicha particular solución -que auspiciamos- puede encontrar un mayor aval cuando el tribunal interviniente ha corrido traslado de la reposición in extremis del caso "al solo efecto de oír a la contraria". Si así se procede y la providencia correspondiente es consentida, se tendrá que no se habrá formalizado una incidencia y que en consecuencia no habrá "vencido" ni "vencedor"; vale decir que no habrá soporte para imponer las costas en cuestión en forma exclusiva a alguna de las partes.



VI. COLOFÓN

La amplia difusión y el buen predicamento gozados hoy por la reposición in extremis son una derivación directa del estado de colapso en el cual se encuentra sumida la justicia ordinaria; estado que favorece la comisión de errores judiciales de manera mucho más asidua que otrora. Además, dicha doctrina judicial ha alcanzado una consolidación con perfiles mucho más definidos y precisos que los que tenía cuando, tímidamente, se asomara al panorama jurídico nacional. Sin embargo, no todo está dicho en la materia. Ojalá continúen los aportes en pos de mejorar lo que se tiene y de descubrir nuevas facetas de lo conocido.




--------------------------------------------------------------------------------

(1) Peyrano, Jorge W., "Estado de la doctrina judicial de la reposición in extremis. Muestreo jurisprudencial", en "Procedimiento civil y comercial. Conflictos procesales", t. 2, 2003, Ed. Juris, p. 105.



(2) Kairuz, María, "La reposición de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Una jurisprudencia que se consolida", en DJ del 7/9/2005, p. 7.



(3) Peyrano, Jorge W., "Reposición in extremis" (JA 1993-III-661).



(4) Así, las Cortes superiores de Mendoza y Santiago del Estero (conf. Peyrano, Jorge W., "Estado de la doctrina judicial de la reposición in extremis. Muestreo jurisprudencial" cit., ps. 114 y 115).



(5) Zeus 92-R-759.



(6) Kairuz, María, "La reposición de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Una jurisprudencia que se consolida" cit., p. 6.



(7) Carrillo, Hernán, "Sobre usos no conformes de recurso de revocatoria: la revocatoria in extremis", en Peyrano, Jorge (dir.), "Cuestiones procesales modernas", Supl. Esp. LL, octubre de 2005, p. 74.



(8) Peyrano, Jorge W., "Estado de la doctrina judicial de la reposición in extremis. Muestreo jurisprudencial" cit., p. 94.



(9) Peyrano, Jorge W., "Apuntes sobre el recurso de nulidad en el CPCC. Santa Fe", en "Nuevas apostillas procesales", 2003, Ed. Panamericana, p. 179.



(10) Carrillo, Hernán, "Sobre usos no conformes de recurso de revocatoria: la revocatoria in extremis" cit., p. 77: "Finalmente una tercera postura, que comparto, entiende que la revocatoria in extremis puede ser utilizada aun cuando la injusticia cometida pueda removerse mediante, verbigracia, la articulación de un recurso ordinario de apelación".



(11) Art. 347 CPCC. Santa Fe: "Cuando el auto no hubiere sido sustanciado, sólo procederá el recurso de apelación si le precedió el de reposición, y la decisión de este último causará ejecutoria si no se interpuso en término y antes de resuelto aquél el recurso de apelación. El juez tramitará la reposición y de admitir la revocatoria, proveerá lo que corresponda sobre el recurso de apelación".



(12) Ver Protocolo de Autos de la sala 4ª de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario, resolución 228/2005, dictada en "Aciso Banco Coop. Ltdo. v. Zelaya, Rodolfo R. y/u otro s/apremio".



(13) Peyrano, Jorge W., "Estado de la doctrina judicial de la reposición in extremis. Muestreo jurisprudencial" cit., p. 100.



(14) Conf. resolución de la Cámara Civil y Comercial de Formosa del 30/5/2005, dictada en "Municipalidad de la Ciudad de Formosa v. Instituto Provincial de la Vivienda", donde se declaró lo siguiente: "Cabe dejar sin efecto la sentencia que en virtud de un error de redacción hace lugar a la caducidad de instancia planteada cuando en realidad se había resuelto desestimar la misma, toda vez que el recurso de reposición in extremis faculta a los órganos jurisdiccionales de jerarquía superior a revocar sus propias decisiones cuando ellas contengan evidentes errores de hecho que no pueden ser subsanados por la vía de la aclaratoria". Dicha decisión ha sido espigada en LL Litoral, agosto de 2005, p. 736.



(15) Kairuz, María, "La reposición de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Una jurisprudencia que se consolida" cit., p. 5.



(16) Ver el precedente "Cantera Timoteo S.A. v. Mybis Sierra Chica S.A. y otros", del 3/3/2005, publicado en LL del 24/5/2005, p. 7.



(17) Peyrano, Jorge W., "Compendio de reglas procesales en lo civil y comercial", 1997, Ed. Zeus, p. 169.



(18) Peyrano, Jorge W., "Estado de la doctrina judicial de la reposición in extremis. Muestreo jurisprudencial" cit., p. 101.



(19) Ver Protocolo de Autos de la sala 4ª de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Rosario, resolución 353/2003, dictada en "Gallo Pedro v. Roldán, Rubén C. y otro s/inc. verificación crédito".



(20) Ibíd.



(21) Así, el vigente en la provincia de Santa Fe.



(22) Así, el consagrado por el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación.



(23) Conf. resolución citada en nota 19.
Antes de preguntarte si podrías conseguir algo para tu cliente, preguntate si deberías hacerlo, esto es, si es justo, según tu conciencia. Sos el primer juez de la causa...
Iconoclasta
Miembro
 
Mensajes: 231
Registrado: Vie, 01 Abr 2011, 10:09

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor martins » Mar, 27 Sep 2011, 17:37

Muchas gracias Iconoclasta! Pense que tenia 5 dias pero tengo 3!
Leyendo acerca del tema, vos pensas que el propio Tribunal reconozca algun error cometido y revoque alguna parte de su sentencia?
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor Iconoclasta » Mar, 27 Sep 2011, 21:44

Si no lo intentás, jamás lo sabremos.
Antes de preguntarte si podrías conseguir algo para tu cliente, preguntate si deberías hacerlo, esto es, si es justo, según tu conciencia. Sos el primer juez de la causa...
Iconoclasta
Miembro
 
Mensajes: 231
Registrado: Vie, 01 Abr 2011, 10:09

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor martins » Mié, 28 Sep 2011, 09:25

Como encuadro juridicamente la reposicion in extremis? Que articulo enuncio, el 238 o ninguno?
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor Iconoclasta » Mié, 28 Sep 2011, 11:20

Usá esto (con las modificaciones pertinentes):

SE NOTIFICA ESPONTÁNEAMENTE - INTERPONE REPOSICION IN EXTREMIS









I.- INTERPONE REPOSICION IN EXTREMIS
Notificándose espontáneamente, viene a interponer recurso de reposición in extremis contra la resolución de fecha 26 de noviembre del corriente, con la pretensión de que V.E. modifique . Con costas en caso de oposición.

II.- PROCEDENCIA DEL REMEDIO IMPETRADO
El régimen recursivo previsto en el CPCC resulta sumamente restrictivo en materia recursiva ante la Jurisdicción apelada.
Se torna así procedente, el recurso que en doctrina y jurisprudencia, se ha denominado “in extremis”, por cuanto es admisible como “última ratio” para dar respuesta jurisdiccional a una situación procesal donde no cabe otro recurso: se impugna una resolución notoria y gravemente injusta, trascendente, desajustada palmariamente a la verdad objetiva, e insuceptible de corregirse a través de otra vía impugnativa eficaz, y que genera un agravio trascendente para la parte.
Aunque conforme a lo normado por el art. 238 del C.P.C.C.N., el recurso de revocatoria resulte, en principio, improcedente, cuando es articulado en desmedro de una resolución interlocutoria, cabe tener en cuenta que contra sentencias de las Cámaras de Apelaciones o de sus salas, sólo excepcionalmente procede la revocatoria "in extremis" ( "Budalich, Blanca Graciela s/ Apelación art. 40 y 41 de la ley 22.140"; "Carosella, Guillermo y otros c/ Lotería Nacional y otro s/ Amparo", registrados al T XXI, F 4354, T XXII, F 4530) cuando concurran circunstancias especiales que aconsejan soslayar el criterio (C.N.Com. Sala B, LL año LXI Nro. 219, 13/11/97 y C.N.Civ., Sala A, Feb. 17-997). Los presupuestos de tal remedio son suplir yerros judiciales materiales, groseros y evidentes, deslizados en un pronunciamiento de merito dictado en primeras o ulteriores instancias que no pueden corregirse a través de aclaratorias. El recurso de reposición in extremis por las características apuntadas, deviene de interpretación restrictiva, resultando viable únicamente para evitar la consumación de una grave injusticia, por la ostensible contradicción entre la resolución y la verdad jurídica objetiva, producto de un yerro involuntario judicial. (CAMARA FEDERAL DE APELACIONES DE MAR DEL PLATA , MAR DEL PLATA, BUENOS AIRES, (Ferro Tazza), FISCO NACIONAL c/ LETER ALIMENTOS S.A. s/ CAUTELAR PREVENTIVO (Reg. 13.183), INTERLOCUTORIO, 9421 del 21 DE JUNIO DE 2007, Identificación SAIJ : BM000386).
Su fundamento radica en la garantía de defensa en juicio, y en la primacía de la verdad jurídica objetiva, sobre el mero ritualismo:
El auge alcanzado por la reposición in extremis se fundamenta no sólo en su funcionalidad respecto de la economía procesal, sino también en que su ideario exalta la garantía de defensa en juicio y la primacía de la verdad jurídica objetiva, tantas veces sacrificadas para rendir homenaje a un formalismo hueco. Se procura que su bienvenido uso -tan rendidor a la hora de privilegiar una economía procesal entendida adecuadamente- no se transforme en un desgastador abuso que erosione su imagen. En suma, la figura de la revocatoria in extremis, es un recurso cuya admisibilidad es restringida y se halla reservado como último remedio - característica descollante- para casos excepcionales o "extremos" en que se advierte un error judicial grosero y evidente, además de la inexistencia o inoperancia de otras vías procesales para corregirlo. Su planteamiento debe respetar la concurrencia de agravio suficiente y fundamentación. (SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA , SANTIAGO DEL ESTERO, SANTIAGO DEL ESTERO, (RIMINI OLMEDO-SUAREZ-JUAREZ CAROL Opinión personal: Juárez Carol Z109274/Z12536/Z12537/Z12578 Opinión personal: Suárez Z12575 al Z12577), FAISAL JORGE ENRIQUE c/ O.S.P.I.A.Y/O RESPONSABLE S/ SUELDOS IMPAGOS, ETC s/ REGULACION DE HONORARIOS, SENTENCIA, 23352 del 12 DE JUNIO DE 2007, Identificación SAIJ : Z0012578).
En supuestos excepcionales se ha considerado, pretorianamente, a sentencias interlocutorias y aún a sentencias finales (que inclusive habían adquirido firmeza) como susceptibles del recurso de reposición. Claro está que ello sólo ha ocurrido mediando la posibilidad de la consumación de una grave injusticia como derivación de un yerro judicial. Por ello, por su característica de último remedio contra eventuales injusticias no susceptibles de ser subsanadas por otras vías (por no existir o ser de muy dificil acceso) es que hablamos y pontificamos sobre la reposición "in extremis". (CC0102 MP 114043 RSI-1197-00 I 14-11-2000, CARATULA: Divola Gabriela Andrea s/ Concurso preventivo, MAG. VOTANTES: Oteriño-Dalmasso-Zampini, CC0102 MP 118137 RSI-41-2 I 7-2-2002, CARATULA: Orellano Ricardo Enrique s/ Incidente de ejecución de sentencia en Orellano c/ Coomarpes Ltda. s/ Determinación judicial de honorarios , OBS. DEL FALLO: Tramitó en suprema Corte bajo el Ac. 84325).
Su procedencia es excepcional, pues nuestro ordenamiento solo prevé la revocatoria en segunda instancia contra providencias simples suscriptas por el Presidente del tribunal (art. 268 del C.P.C.). La reposición "in extremis" solo ha sido aceptada jurisprudencialmente para casos en los que se advierte un evidente error y, a su vez, la inexistencia o inoperancia de otras vías procesales para corregirlo. (CC0102 MP 128397 RSD-406-4 S 29-6-2004 , Juez ZAMPINI (SD), CARATULA: Meaozzi, Marta S. y Otros s/ Acción de convocatoria a asamblea judicial, MAG. VOTANTES: Zampini-Oteriño-Dalmasso).
Para su tratamiento, corresponde remitirse al recurso de revocatoria ordinario:
La reposición "in extremis" es un recurso de procedencia excepcional y subsidiario, cuya sustanciación y recaudos se corresponden, en principio, con los parámetros legalmente previstos para los recursos de revocatoria codificados. Las cuestiones que hacen a su régimen procedimental son asuntos que deben ser gobernados por la normativa correspondiente a la revocatoria ortodoxa. (CC0102 MP 136913 RSI-1134-6 I 19-12-2006, CARATULA: Ramses S.R.L. c/ Domínguez, Claudio Daniel s/ Ejecución prendaria, MAG. VOTANTES: Monterisi-Loustaunau).
Demostrada la procedencia del recurso, se fundará a continuación.

III.- FUNDAMENTOS
Antes de preguntarte si podrías conseguir algo para tu cliente, preguntate si deberías hacerlo, esto es, si es justo, según tu conciencia. Sos el primer juez de la causa...
Iconoclasta
Miembro
 
Mensajes: 231
Registrado: Vie, 01 Abr 2011, 10:09

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor marielafernanez » Mié, 28 Sep 2011, 14:32

te mando un fallo laboral pero que es justo lo que te paso y te aclaro que por lo menos en pcia. de bs as. la aclaratoria en 2da instancia es de 5 días art. 267, y el de 1er instancia es 3 días y obvio no suspenden los plazos para recurrir.-



Fojas: 46
En la Ciudad de Mendoza, a veinte días del mes de mayo del año dos mil ocho, reunida la Sala Segunda de la Excelentísima Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordi-nario, tomó en consideración para dictar sentencia definitiva la causa N° 89.909, caratu-lada: "Los Puentes S.R.L. en J° 19491 "Salinas, M. E. c/Los Puentes S.R.L. y Mas-sa Lynch, P. p/ Ord." s/ Inc.".
De conformidad con lo establecido en los arts. 140 y 141 del C.P.C. y Acordada N° 5845, quedó determinado el siguiente orden de votación de la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal: primero Dr. PEDRO J. LLORENTE, segundo Dr. HERMAN A. SALVINI y tercero Dr. CARLOS BÖHM.
A N T E C E D E N T E S:
A fs. 21/26 vta. la demandada, Los Puentes S.R.L., por medio su de representan-te, interpone recurso extraordinario de inconstitucionalidad contra la sentencia dictada en los autos N° 19.491, caratulados: "Salinas, Marcelo Edgardo c/Los Puentes S.R.L. y Massa Lynch, Patricio p/Ord.", originarios de la Excma. Cámara Primera del Trabajo de la Segunda Circunscripción Judicial.
A fs. 33 se admite formalmente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto y se ordena correr traslado a la contraria la que no comparece en autos no obstante encon-trarse debidamente notificada (fs. 38).
A fs. 42/43 corre agregado el dictamen del Sr. Procurador General quien, por las razones que expone, aconseja el acogimiento del recurso de inconstitucionalidad plan-teado.
A fs. 44 vta. se llama al Acuerdo para sentencia y a fs. 45 se deja constancia del orden de estudio en la causa por parte de los Señores Ministros del Tribunal.
De conformidad con lo establecido por el art. 160 de la Constitución de la Pro-vincia, esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:
P R I M E R A: Es procedente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto?
S E G U N D A: En su caso, qué solución corresponde?
T E R C E R A: Pronunciamiento sobre costas.
SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. LLORENTE, dijo:
I.- ANTECEDENTES DE LA CAUSA:
1- El actor, Sr. Marcelo Edgardo Salinas promueve demanda contra Los Puentes S.R.L. y Patricico Edgardo Salinas por la suma de $ 15846,34, con más las costas e in-tereses, en concepto de diferencias de sueldo por la incorrecta categoría profesional en la que se lo encuadró, sueldo del mes de noviembre de 2004, indemnización por despido, preaviso, art. 1 y 2 de la ley 24323 e indemnización del art. 80 de la L.C.T.
Relata que ingresó a trabajar para la empresa Los Puentes S.R.L. el día 25-12-2000 cumpliendo originariamente las tareas de operario de playa y luego las de encarga-do de turno según el C.C.T. N° 327/00.
Denuncia que no se registró la relación laboral y que el sueldo abonado no res-pondía a su categoría profesional. Que fue despedido el día 30-11-04 con fundamento en el art. 241de la L.C.T., lo que es desconocido porque nunca consintió la extinción de la relación laboral en esos términos ni suscribió ningún convenio o acuerdo en tal sentido.
Reclama la responsabilidad solidaria del Sr. Patricio Massa Lynch en su carácter de socio gerente y con fundamento en los arts. 59 y 157 de la ley 19550.
Practica liquidación de las diferencias se sueldo que surgen de la categoría profe-sional de operario de playa que percibió y la que debió percibir como encargado de tur-no desde noviembre de 2002 a octubre de 2004; las diferencias correspondientes al adi-cional por manejo de fondos y presentismo desde octubre de 2003 a octubre de 2004; además de los rubros no retenibles e indemnizatorios correspondientes a la extinción de la relación laboral, ley 25323 y art. 80 de la L.C.T.
2- La Cámara al sentenciar hace lugar parcialmente el reclamo efectuado del actor y condena a la empresa Los Puentes S.R.L. a pagarle la suma de $ 8992,08.
Desconoce las diferencias salariales demandadas en concepto del incorrecto en-cuadre en su categoría profesional porque quedó acreditado en la causa que la tareas realizada por el mismo eran las de operario de playa y no de encargado de turno.
Reconoce en concepto de diferencias salariales el pago de la correspondientes al manejo de fondos y presentismo, con fundamento en los arts. 10 y 11 del C.C.T. 327/00. Y también condena a la empleadora a pagar las diferencias salariales que reliquida y que resultan del pago en menos de las 240 hs. horas abonadas por la empresa desde su ingre-so y hasta el mes de octubre de 2003, mes desde el que se le liquida sólo 168 hs., sin que medie justificación alguna.
3- La demandada impugna la sentencia mediante el recurso de inconstitucionali-dad, con fundamento en los incs. 3 y 4 del C.P.C.
Solicita que se revoque la sentencia en cuanto se la condena al pago de la suma de $ 2306,72 en concepto de diferencias de sueldos adeudados desde el mes de octubre de 2003 al mismo mes de 2004, por la existencia de una diferencia horaria que no ha sido reclamada en la demanda ni motivo de la litis.
Alega que la queja fundamental de la demanda radicó en la diferencia de sueldo que el actor pretendía desde noviembre de 2002 a octubre de 2004, por entender que estaba indebidamente registrado como operario de playa, cuando dijo ser encargado de turno. Que el obrero ni en la demanda ni en los emplazamientos previos efectuados por el obrero, denunció la existencia de una disminución de su remuneración sobre la base de las horas laboradas.
El Tribunal de la causa no hizo lugar a las diferencias por la distinta categoría profesional reclamada por el actor y no obstante ello condenó al empleador al pago de diferencias salariales no demandadas.
Sostiene que el Tribunal ha dictado una sentencia "extra petita", violentando su derecho de defensa y la garantía constitucional del debido proceso legal. Todo lo cual torna procedente el remedio recursivo intentado.
4- El Sr. Procurador General de este Tribunal aconseja en su dictamen de fs. 42/43 el acogimiento del recurso planteado.
Afirma que el quejoso ha evidenciado fehaciente y suficientemente la configura-ción concreta del planteo de arbitrariedad deducido. Que en los términos en que ha sido dictada la sentencia no se respeta la controversia entablada entre las partes porque otorga un rubro que no fue objeto de la litis.
La sentencia así dictada resulta extra petita, por lo que aconseja dejar sin efecto la condena en el punto que ha sido objeto de agravio.
II- MI OPINION:
Efectuada la lectura de las actuaciones principales y el planteo recursivo de la demandada, considero, en coincidencia con el dictamen del Sr Procurador General de este Superior Tribunal, que le asiste razón al quejoso cuando denuncia que el dictum en examen adolece de arbitrariedad al contener una decisión extra petita con respecto a la condena impuesta de pago de las diferencias salariales por la diferencia horaria detecta-da en la jornada laboral base de la remuneración de la categoría profesional de operario de playa en la que se desempeñó el actor.
En efecto, el actor en su escrito de demanda sólo reclama el pago de las diferen-cias salariales adeudadas como consecuencia del incorrecto encuadre en la categoría de encargado de turno que considera que detenta, según el C.C.T. N° 327/00, y los adicio-nales convencionales referidos al manejo de fondos y presentismo, en un todo de acuer-do con la liquidación que realiza a fs. 23 de los autos principales, donde no consta la diferencias salariales derivadas de la distinta extensión horaria que el a quo reliquida a fs.198 y 9 de estos obrados.
Incluso a fs. 16 vta , en el capítulo ?V- Hechos. 3)?, denuncia los incumplimien-tos contractuales imputables al demandado y los detalla puntualmente, entre los que no se individualiza la diferencia liquidatoria en cuestión. Y si bien en el punto 4) - fs. 17- del mismo capítulo, el actor relata que el horario cumplido era superior a la jornada le-gal, en modo alguno denuncia ni reclama la diferencia salarial reconocida por el Tribu-nal de mérito.
No obstante los términos en que quedó trabada la litis, la Cámara al fundar la condena del rubro cuestionado expresamente manifiesta: "?. No obstante haber con-cluido que la demandada había encuadrado convencionalmente al actor, en su categoría de operario de playa, y que era lo que correspondía, no se advierte cual es el criterio de la accionada para haber modificado el pago por la cantidad de horas trabajadas a sólo 168 hs, y ello ocurre a partir de los recibos de remuneraciones del mes de octubre de 2003, ignorándose si sólo se remuneran las 7 hs. del turno nocturno, violándose lo dis-puesto por el art. 27, 28 y 29 del C.C. , o por otra circunstancia que no la invoca, ni la acredita. ?"
Continúa describiendo el informe emitido por el perito contador a fs. 130/133 de los autos principales, de donde surge que los adicionales por presentismo y manejo de fondos han sido abonados sobre la base de una jornada de 168 hs. trabajadas por el em-pleado pero que esos adicionales son fijos según lo establece el C.C.T.. Y continúa afir-mando que "?.La parte demandada no ha acreditado, por qué motivo se le pagaba por 168 hs. a partir del período octubre de 2003, ya que como se dijo desde el comienzo de la relación laboral, o sea 1°-03-01 se le abonaba por 240 hs., por lo que entiendo corres-ponde reliquidar las diferencias, pero por la remuneración real correspondiente a un ope-rario de playa -no la remuneración de encargado de playa como pretende la actora- per-manente y mensualizado, y ello conforme los informes agregados a fs. 109/117 del Sin-dicato de Estaciones de Servicio, Garajes, Playas de Estacionamiento y Gomerías de Cuyo, que no fue observada por la demandada?." Y en base a la reliquidación que efectúa concluye la condena a la demandada por la suma de $ 2.306,72.- en concepto de esa diferencia salarial por el período comprendido entre los meses de octubre de 2003 a octubre de 2004.
Del relato secuencial efectuado concluyo que, efectivamente, el a quo se ha ex-cedido en sus facultades jurisdiccionales y ha emitido un pronunciamiento extra petita, porque no ha sido objeto de la litis el hecho en que sustenta la condena al demandado del pago de las diferencias salariales reliquidadas.
Sobre el particular, esta Sala II ha sostenido en forma constante y uniforme que: ??..las sentencias judiciales no son constitutivas de derechos, sino meramente declara-tivas y reconocen una situación jurídica anterior que es debatida entre las partes. Sus efectos se retrotraen al momento de la exigibilidad, vgr. los intereses, los daños y perjui-cios, etc. y en tal sentido las consecuencias patrimoniales de las pretensiones procesales deben ser incluidas en la misma petición?? (LS 304- 177; 363-168).
Se ha precisado la diferencia existente entre la sentencia extra, ulta y citra petita en los siguientes términos: ??..frente a la petición del actor una sentencia puede ser extra petita, ultra petita o citra petita. Una sentencia es extra petita cuando condena a rubros que no han sido pretendidos por el actor. Es ultra petita cuando se condena a los rubros pretendidos pero el tribunal condena a una suma mayor, y una sentencia es citra petita cuando no se expide sobre una pretensión solicitada por el actor. En el ordena-miento laboral, por la naturaleza protectora del derecho y la existencia del orden público laboral, el juez puede condenar más allá de la cantidad requerida por las partes, pero no por conceptos diferentes a los reclamados (art.77 del C.P.L.)?.?, (LS 290 fs 206). La distinción entre sentencias extra petita y sentencia ultra petita se ha hecho en virtud de lo contemplado por el artículo 77 del CPL (LS 240 fs 181).
Por tanto ??..existe incongruencia cuando la sentencia resuelve asuntos no planteados o se pronuncia sobre cuestiones no debatidas, lo cual implica arbitrariedad por haberse sobrepasado los márgenes razonables de la función judicial. La regla general de esta causa de arbitrariedad es escoger un criterio ajeno a lo debatido por las partes, extralimitando las posibilidades jurisdiccionales, de tal forma que el Juez se expide so-bre temas no sometidos a su decisión, fallando "ultra petita" (cuando esta modalidad está prohibida) o "extra petita" (si otorga algo no reclamado por las partes, como cuando la sentencia se funda en una defensa no alegada)??, (LS 233 fs 318).
La ??.sentencia extra petita es la decisión judicial que resuelve una cuestión no ventilada por las partes, que se encuentra fuera de la litis o de la contradicción propia del pleito; y sentencia ultra petita es aquella que recae sobre cuestiones planteadas pero cuya decisión va más allá desde el punto de vista cuantitativo. La distinción de estos concep-tos es importante en materia laboral a los fines de interpretar adecuadamente el art. 77 del CPL. Esta norma le permite al juez al aplicar el derecho, prescindir o estar en contra de la opinión jurídica expresada por las partes (principio iuria novit curia) teniendo la facultad de resolver ultra petita. Por el contrario, el juez no puede resolver extra petita, ya que tal defecto altera principios procesales elementales y rompe las reglas del debido proceso y de la defensa en juicio?.? (LS 246-217; 287-99).
Aclarando más el concepto se ha dicho que ??.las facultades otorgadas por el artículo 77 del CPL no son absolutas y, en consecuencia reconocen límites operativos que hacen a la correcta resolución de los casos y la recta administración de justicia. Así, la facultad de resolver ultra petita se limita, sólo a los excesos cuantitativos de las pre-tensiones deducidas, quedando claramente diferenciada de la resolución extra petita que no se encuentra alcanzada por la norma procesal. Y la facultad del juzgador de actuar con independencia de las partes tanto en la calificación de la acción, como respecto al derecho aplicable (iuria novit curia) se encuentra limitada por el derecho de defensa de las partes y el principio del debido proceso??. (LS. 361-61)
En este precedente también se afirmó que, ?? si bien el art. 77 del C.P.L. acuer-da a los jueces laborales ?la facultad para resolver ultra petita?, esta facultad se reduce sólo a la posibilidad de exceder los ?límites cuantitativos? fijados por las partes pero no los autoriza a acordar una cosa distinta a la demandada o propuesta por las partes, exce-diéndose los ?límites cualitativos? de la litis, salvo que esté implícita en otra y su resolu-ción sea previa a la de aquella, de lo contrario la sentencia sería ?extra petita?, lo que se encuentra vedado en todos los ámbitos, por afectar el principio de congruencia, (Livella-ra Porras, ?Código Procesal Laboral de Mendoza?, T. II, ps 146/47). Es decir que, la facultad de ampliación cuantitativamente acordada por la norma procesal laboral referi-da no autoriza a incluir en la condena rubros no consignados en la demandada (LL 83 633) de lo contrario la sentencia sería irremediablemente nula??.
En base a las consideraciones vertidas surge que es clara la doctrina fijada por este Superior Tribunal en el tema, por lo que si mi voto es compartido por los distingui-dos colegas de Sala, propicio la admisión del recurso de inconstitucionalidad planteado.
ASÍ VOTO
Sobre la misma cuestión el Dr. BÖHM adhiere por los fundamentos al voto que antecede.
SOBRE LA SEGUNDA CUESTION EL DR. LLORENTE, dijo:
Atento a lo resuelto en la cuestión que antecede, corresponde hacer lugar al re-curso de inconstitucionalidad interpuesto a fs 21/26 vta. y, en consecuencia, revocar la sentencia de fs. 193/202 y su aclaratoria de fs. 203/04, cuyas copias lucen a fs. 4/15 de autos, en lo que ha sido objeto de agravio.
En su virtud y conforme las facultades concedidas a este Tribunal por el artículo 154, primer párrafo, del CPC corresponde avocarse al conocimiento del litigio y dispo-ner la modificación del dispositivo 1) de la sentencia en el que se deberá consignar como monto de condena la suma de pesos seis mil seiscientos ochenta y cinco con treinta y seis centavos ($ 6.685,36). Este importe surge de distraer del monto originario de con-dena de $ 8992,08, el valor reliquidado por la Cámara a fs. 198 de $ 2306,72 ( 8992,08 - 2306,72 = 6.685,36).
ASÍ VOTO
Sobre la misma cuestión el Dr. BÖHM adhiere al voto que antecede.
SOBRE LA TERCERA CUESTION EL DR. LLORENTE, dijo:
Atento al resultado a que se arriba en el tratamiento de la cuestión debatida y teniendo en cuenta que el actor no motivó el error en el pronunciamiento denunciado ni ha generado resistencia al planteo del recurrente, soy de la opinión que las costas se de-ben imponer en el orden causado. (artículos 148 y 36 del CPC y art. 31 del C.P.L).
ASI VOTO.
Sobre la misma cuestión el Dr. BÖHM adhiere al voto que antecede.
Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continua-ción se inserta:
S E N T E N C I A:
Mendoza, 20 de mayo de 2008.
Y VISTOS:
Por el mérito que resulta del acuerdo precedente la Sala Segunda de la Excma. Suprema Corte de Justicia fallando en definitiva,
R E S U E L V E:
1°) Hacer lugar al recurso de inconstitucionalidad interpuesto a fs 21/26 vta., y en consecuencia revocar en sus fundamentos y parte resolutiva pertinente la sentencia de fs.. 193/202 y su aclaratoria de fs. 203/04, cuyas copias lucen a fs. 4/15 de autos y disponer la modificación del dispositivo 1) de la sentencia en el que se deberá consignar como monto de condena la suma de pesos seis mil seiscientos ochenta y cinco con trein-ta y seis centavos ($ 6.685,36).
2°) Imponer las costas a la parte recurrida (artículos 148 y 36 del CPC).
3°) Diferir la regulación de los honorarios profesionales para su oportunidad procesal.
4°) Líbrese cheque por la suma de PESOS CIENTO SETENTA ($ 170) con imputación a la boleta de deposito de fs. 1 en favor del recurrente.
Notifíquese.
m.l.
marielafernanez
Miembro
 
Mensajes: 510
Registrado: Mar, 23 Feb 2010, 12:59

Re: Camara modifica rubros no pedidos en agravios. Que hago?

Notapor martins » Mié, 28 Sep 2011, 18:31

Muchas gracias a todos!
martins
Miembro
 
Mensajes: 1782
Registrado: Lun, 23 Abr 2007, 17:24
Ubicación: Capital


Volver a Derecho Civil - Comercial



¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: reqna y 3 invitados

Untitled Document
 
 
 
 
Peritos Piscologos