Portal de Abogados

Un Sitio de Ley 

  • gasista - plomero

  • Lo piden...lo tienen. Que sea util!!!
Lo piden...lo tienen. Que sea util!!!
 #1184132  por indignadoargento
 Lun, 11 Sep 2017, 21:15
"Ana" tenía un problema grande en su vivienda. De un día para el otro comenzó a tener agua en el piso de su baño, y en el piso de su lavadero.
El problema naturalmente se fue agrandando y agravando con el tiempo.
De más está decir que durante MESES intentó sin éxito encontrar un plomero EN SERIO que se ocupara del tema.
Un verdadero peregrinar de sufrimiento, donde "Ana", quedaba atrapada en una telaraña, siempre enredada, más y más.
Desde hombres que ni se dignaban a contestar sus requerimientos, pasando por audaces que opinaban obviedades sin dar soluciones adecuadas e inmediatas, hasta hombres que le daban cita con hora y fecha para ir a su domicilio, pero jamás aparecían.
Apremiada por otras circunstancias personales y familiares, y ya con la vivienda prácticamente inundada y en estado desesperante, esta pobre mujer, creyó haber encontrado la gente que le pondría fin a su calvario.
Una tarde, llamó a uno de estos profesionales, el hombre dijo ser "arquitecto", y acto seguido le recomendó muy amablemente a un hombre.
Este hombre era un 2 por uno: gasista y plomero.
"Ana" no dudó ni un minuto, llamó al hombre, le contestó y le dio cita muy pronto, por la "recomendación" que tenía.
Cumplida la cita, y habiendo hecho unos trabajos menores, pero tan urgentes como el trabajo grande, el hombre ganó totalmente la confianza de "Ana", quien estaba segura de haber encontrado a un verdadero profesional en su oficio, alguien cumplidor, puntual, eficiente, con precios razonables, con excelentes resultados.
Para el trabajo grande de la plomería, y no para las menudencias que había cumplido el hombre, le dio una cita aparte, para la semana entrante, porque según dijo: "Esta semana imposible, porque estoy muy ocupado con otros trabajos grandes, estoy refaccionando unos departamentos".
Llegó el Día "D". El hombre se presentó con un familiar, un joven que solamente hacía presencia, no hablaba, no opinaba.
El hombre pasó por casi toda la casa, revisó cada palmo, hizo sus preguntas, examinó como médico que va a ver el paciente. Dio su veredicto: "Tiene pérdidas en las cañerías. Esto no da para más. Tiene que cambiar todo. Vamos a poner caños de termofusión, que es un sistema que se tiene que hacer bien porque sino esos caños de termofusión no sirven y se deben reemplazar todos de nuevo. Vamos a romper esto, esto, y esto, (zona baño y lavadero), toda esta pared hasta arriba, vamos a llegar a la subida del tanque de agua que provee de agua a la casa, (zona habitación debajo del tanque de agua de la casa), vamos a subir al techo, no vamos a romper el techo, ni nada allá arriba, no vamos a romper los pisos. Vamos a cambiar en el inodoro el sistema del empotrado por una mochila nueva, vamos a cambiar toda la grifería a nueva. Todo primera marca, marca "FERRUM". Vamos a cambiar el vanitory.
Vengo yo y dos familiares, lo hacemos todo en TRES DÍAS.
Venimos todos los días a las 8 de la mañana.Te aseguro que SIEMPRE vas a tener agua fría y caliente. Te voy a poner unas canillas afuera para que no se quede sin agua la casa.Todo por $15.000, CON MATERIALES Y MANO DE OBRA INCLUÍDOS.
Lo de la albañilería va aparte, los materiales aparte: cerámicos, cal, arena, cemento, pegamento".
"Ana" lo contrató.
Las razones:
1- El hombre venía recomendado por un arquitecto.
2 - El hombre supo ganarse su confianza con la excelente realización de trabajos menores previos al gran trabajo.
3 - El hombre actuó firme y sin titubeos: examen del problema, diagnóstico, tratamiento, solución, presupuesto acorde al gran trabajo.
Día 1:
Se presenta el hombre y el joven que trajo el día del presupuesto.
Vienen puntuales.
Traen sus herramientas.
El hombre se pone en papel de "capataz" y le ordena al joven empezar a romper.
Antes de las 10 paran y se meten en la cocina con el termo, agarran lo que había en la cocina para prender las hornallas, agarran la pava de la cocina, calientan piolas el agua, se llenan lo único que habían traído el termo, y se van para el baño a matear entre baño y pasillo.
Siguen más tarde.
A las 11 el tipo se va sin avisar a nadie más que al joven.
"Ana" pregunta dónde está el hombre y le dice el pibe que vuelve dentro de un rato.
El hombre volvió a las 13 horas.
En el mientras tanto había llamado al pibe a su celular a darle instrucciones.
El pibe rompió algo, después de eso se sentó a jugar con su celular mientras esperaba al tipo.
Cuando el hombre vino, se subieron al techo. Dice que hay que romper hasta la bajada del tanque. Que no va a romper la zinguería ni el techo.
Bajan, el joven se pone a barrer los escombros en el baño. Dentro de la ducha barre todo sin proteger la rejilla. ¿Intención o descuido de tapar las cañerías con los escombros?. Al romper en el baño tampoco taparon los artefactos, de manera que también cayeron escombros en inodoro, bidé y lavamanos.
Dejan una bolsa llena de escombros dentro de la ducha.
Dejan 2 bolsas bien pesadas llenas de escombros apoyadas sobre la reja del frente de la casa. ¿Intención o descuido que se perjudique la reja con las bolsas apoyadas en ella, cuando las podrían haberlas apoyado en una pared, llevárselas, o decirle a "Ana " que ponga un container?.
A las 14 horas dicen que por hoy han terminado, que se van, que mañana vuelven a las 8.
El hombre pide $7.000 para comprar materiales. "Ana" queda sorprendida, porque no le habían dicho que el día 1 ya le iban a pedir toda esa plata. Ella le pide una factura, y ahora el azorado es el hombre, que accede a dar factura poniendo una cara, sin previamente agarrar una silla sentarse a la mesa poner arriba de ella peso sobre peso y contarlos cuidadosamente, seguro que esté todo, y sólo después de ello, otorgar factura.
Y ¡oh sorpresa!, la factura no estaba a su nombre, siendo que el hombre nunca dio nombre y apellido, sino el nombre de pila, y la factura estaba a nombre de una mujer, que resultaba ser la mujer del hombre.
El hombre deja tarea a "Ana", le ordena desocupar por completo la habitación que da a la bajada del tanque, que desocupe por completo un placard que da al baño, porque va a tener que romper la pared del placard para llegar al baño.
Con el correr de las horas, el agua salió a morir no solamente del suelo, sino también por las paredes, desde donde habían roto en la mañana.
"Ana" no dio cuenta que esta gente le había dejado la llave de paso de la calle abierta, que por eso seguía saliendo agua, y por más que llenara de trapos de piso y se la pasara secando, o desocupara el tanque de agua abriendo todas las canillas de la casa, iba a seguir saliendo más y más agua.
Llamó al hombre, le mandó mensajes, y NUNCA CONTESTÓ.
Afuera llovía como si se cayera el mundo, se había inundado la salida de su casa. Aunque hubiera querido cerrar la llave de paso externa, se le complicaba bastante.
Dia 2
El hombre apareció a las 8 y media de la mañana, ofuscado porque su clienta lo había "molestado" con llamados ayer y esta misma mañana cerca de las 8 horas. Llovía muchísimo, aunque un poco menos que ayer.
El hombre, como estaba la calle inundada, puso el auto arriba del jardín del frente y dejó un pozo con los neumáticos hundidos en el barro.
Dijo "que los días de lluvia no trabajaba. Que hoy vino para parar el agua".
Abrió canillas. Desocupó el tanque de agua. Cerró llave de paso general de la calle. Rompíó algo en el lavadero, secó, limpió un poco, y se retiró a las 10:30 horas.
Dejó la casa sin agua.
Día 3
Vino el hombre a las 8 y media de la mañana con el joven.
Antes de trabajar se pusieron con el mate, con la misma modalidad del primer día.
Pero el mate se interrumpe por una llamada al celular del hombre.
Luego le dice a "Ana" que en un rato viene "Juan", ella pensó que era el otro familiar que lo asistía a trabajar.
Tocan el timbre y ella abre, se presenta un hombre como el arquitecto que le recomendó por teléfono al gasista-plomero, le da su tarjeta. Ella se queda algo sorprendida, no esperaba su presencia en la casa y no entendía qué era lo que tenía que hacer en su casa, si ella NUNCA lo llamó, ni requirió sus servicios.
El hombre preguntó si estaban haciendo refacciones, pasó por la casa y se fue directo a hablar con su recomendado.
Parecía una burla todo: el gasista - plomero deja todo lo que estaba haciendo, el pibe también, empieza a temblar, le cambia la voz, empieza a darle todo tipo de explicaciones al arquitecto, tal como si de su patrón se tratara. Le da un detalle pormenorizado y completo de lo hecho hasta ahora. El arquitecto se pone en actitud como si estuviera dirigiendo una obra o una "refacción".
Luego el hombre se va con el arquitecto, así, sin más.
Volvería cerca de las 13 horas.
Al regresar adujo que se fue a resolver un tema personal.
Pidió otros $ 4000, y pretendía recibirlos sin factura. "Ana" debió casi rogarle para que le de una factura.
Le dijo que despejara la zona del comedor, porque iba a tener que romper una pared que daba al lavadero.
Horas más tarde, y con la casa sin agua, de forma insólita, empieza a salir agua en la habitación (porque en la ausencia del hombre, el joven se había quedado rompiendo la habitación),que da a la bajada del tanque y se forma un lago en el medio de la habitación.
Día 4
NO SE PRESENTARON A TRABAJAR.
"Ana" trató de comunicarse con el tipo por la mañana, al mediodía. Y nada, no le contestaba.
Ya pasadas las 15:30 horas le contesta el hombre y le manda un mensaje "que mañana van a las 8 a terminar el trabajo".
Día 5
Vino el tipo y 2 pibes a las 8:44 hs.
Reemplazaron la cañería anterior y colocaron los caños de termofusión.
No se oyó ningún ruido de máquina de termofusión.
Se olía a quemado por toda la casa.
Pusieron la mochila en el inodoro.
Sacaron lavadero y vanitory y lo pusieron en la zona despejada del comedor.
Cambiaron algunos flexibles y otros no, dejando algunos flexibles viejos y verdosos en el baño.
Cambiaron solamente las canillas de la ducha y ninguna del resto de los artefactos, salvo las de la bacha del baño donde sacaron las canillas originales y las reemplazaron por las viejas canillas que estaban en la ducha.
Subieron al techo, forzaron la zinguería para reemplazar los caños de la habitación hacia el tanque de agua, dejando un agujero en el techo de la habitación.
Clausuraron una canilla en el patio y pusieron una precaria junto a la misma.
Hasta el momento, había escombros, desorden, herramientas, materiales por todos lados.
Como habían obligado a "Ana" a desocupar su habitación, su placard, y despejar el comedor, todas esas cosas estaban puestas en un living, y todo desordenado, la casa estaba "patas para arriba".
Era imposible usar el baño, no había lavadero, no se podía lavar, no se podía bañar, la ducha, lavadero y habitación plagados de escombros, toda la casa llena de polvo y suciedad. No se podía cocinar sin agua en la casa. No había agua para tomar en la cocina.
Casi a las 14 horas como si viniera el fin del mundo, se apresuraron a terminar el trabajo, volvieron a a abrir la llave de paso, limpiaron un poco, "Ana" quiso aclarar lo del arquitecto, y el tipo le dijo que no era su jefe, que vino para recomendarme a su gente (albañiles que cerraran las paredes), pero que su gente estaba ocupada, y que él tiene un tío albañil que podría hacer todo el cierre, poner los cerámicos en el lavadero y en el baño.
Al cobrar dijo que el trabajo es por $16.000, es decir mil pesos más que lo presupuestado y por lo que habían arreglado.
"Ana" ya conocía un albañil, ya lo había llamado unos meses antes para trabajar, y antes contestarle al hombre, pero no tuvo suerte, porque su albañil de confianza tampoco se quiso presentar jamás, de manera que pese a todo, para terminar de una vez por todas, aceptó lo propuesto por el gasista- plomero. Quedaron en que a la tarde se iba a presentar con el tío a que este hombre presupueste su trabajo.
Y como todo quedaba "en familia", dejó sin colocar pileta del labavo y vanitory, hasta que su tío terminara el trabajo. Así mismo los caños de la ducha quedaron afirmados con tergopol, la mochila del inodoro apoyada sobre un retazo de caño de termofusión.
"Ana" tuvo que pagar, y los tipos se fueron, no sin antes de subirse a sus autos, sacar agua de la canilla del jardín del frente de la casa para el termo del mate.
A la tarde vino el tipo, y el tío. Todo el presupuesto de materiales y mano de obra no la hizo el tío, sino el gasista-plomero.
El albañil resultaba, como los jovenes ayudantes aprendices, un mero ejecutor de la voluntad del gasista- plomero, que a su vez recibía órdenes y directivas del "arquitecto". En esa forma operaban estas personas, estaba más que claro que así era, de los hechos se desprendía esa conclusión.
Quedaron que el trabajo era por una cantidad de $6500 y los materiales aparte, que entre materiales y mano de obra era APROXIMADAMENTE $8.500.
"Ana" aceptó. Y el albañil le dijo que venían al día siguiente con su hijo, que es su ayudante. Que todo lo hacían en una semana, trabajando desde las 9, trabajando 6 horas por día, y que iban a venir siempre, aunque llueva.
Y que cuando termine, el sobrino (gasista - plomero), iba a terminar lo de la mochila, lo del lavadero y lo del vanitory, y lo del techo. Pidió un adelanto de $1000 para materiales y flete. Que los trabajos los iba a empezar el hijo (cuadrar los cerámicos del baño que habían roto los pibes), y que el hijo iba a estar a las 9 y para recibir el flete con los materiales.
Con el correr de las horas, ¡¡empieza a salir agua de los caños nuevos!!.Es como si transpiraran, y los de su habitación caían gotas por los caños desde la bajada del tanque.
Además se veía un ¡¡agujero en el techo de la habitación!!.
"Ana" estaba más que harta de todo este asunto, y ya no lo podía aguantar más, no quiso reclamarle al gasista - plomero, y quiso tratar con el albañil.
El albañil dijo que no se preocupara que se iba a comunicar con el sobrino, para que venga a arreglar, y que el hijo iba a poner membrana en el techo para tapar todo, y que le garantizaba que no iba a tener ninguna filtración.
Día 6
9 de la mañana no se presenta el hijo del albañil.
"Ana" llama al albañil y no le contesta sino hasta una hora y media más tarde.
10 de la mañana viene el flete y lo debe recibir "Ana", dejan los materiales en la puerta.
Mediodía, se presenta el joven a trabajar aduciendo un problema personal.
En una hora hace su trabajo y llena la casa por completo de polvillo.
Luego se sube al techo y cumple con lo prometido por el padre.
El joven se va, pero debe volver porque "Ana" advierte que sigue abierto el agujero.
Esta vez le pone más material, saca una foto con su celular, la exhibe, y dice que tapó más de la cuenta y que cuando los plomeros tengan que terminar su trabajo allá arriba, van a tener que sacar el material que puso, y él va a tener que poner de nuevo todo lo que hizo hoy. Niega que los plomeros hayan roto el techo, pero admite que forzaron la canaleta o zinguería para poner los caños nuevos.
Respecto a los caños de termofusión transpirados y goteando agua, examinó a simple vista y dijo que el trabajo estaba mal hecho, y que perdían las uniones, y que si él tuviera una máquina termofusora, haría él mismo la reparación.
"Ana" terminó casi infartada.
No pudo más. Y pensó "HASTA ACÁ, ESTO SE TERMINA". Resolvió terminar para siempre la relación con esa gente. Le dijo al joven que se lleve sus herramientas. Citó por teléfono al padre a su casa para el día siguiente.
Día 7
Resolvió el trato con el albañil.
Le preguntó cuánto le debía por los trabajos de su hijo.
Le cobró $1.100.